viernes, 23 de abril de 2010

Dragones!

Me mola la Literatura, no la Historia. Es más, la Historia me gusta lo justito. Muy muy justito. Me gustaría saber más pero que el conocimiento surgiera él solito en mi cerebro. Me gusta, digamos, más que la Química pero es que la Química sólo la considero un poquito más que el fútbol. Estudié Química en segundo de BUP y ahí debí aprender más o menos lo mismo que en Latín (y entre segundo y tercero hice todo menos aprender latín -entre segundo y tercero y el resto de la vida: sé tanto latín como alemán, más o menos-). Había una tabla con colores, nombres de elementos, nombres abreviados y números que nunca jamás llegué a saber para qué servían.

Me gustaban, en cambio las Matemáticas. Quise estudiar Matemáticas hasta que alguien me contó que en la facultad de Filología lo que más se hacía era leer y dije "esta es la mía". Luego llegó la primera asignatura de Literatura (odiaba a muerte las asignaturas de lengua, casi tanto como la de Ciencias Sociales) y desplazó Matemáticas como la que más me gustaba. Un par de años después me gustaban casi más Historia del Arte o Filosofía y la decisión de qué estudiar estaba entre las tres. O sea, entre Historia del Arte, Filosofía y cualquier Filología. Quise hacer Eslavas pero se me dejó clarito que escogiera entre las nueve que había aquí y que me dejara de tocar las narices queriendo estudiar cosas raras y sin salidas. Al final me matriculé en Hispánicas por amor al XVII, a Miguel Hernández, a Lorca y al boom, me cambié a Románicas, me enamoré de la Edad Media y maldito si recuerdo algo de las matemáticas que no sea sumar, restar, multiplicar, dividir y hacer reglas de 3. Y la fórmula de la ecuación de segundo grado pero eso es porque el cerebro tiene recovecos simpáticos donde se queda información que jamás volverás a usar pero que está ahí.

Pero el caso es que la literatura es ficción y lo que menos importa es la exactitud histórica o que las cosas "hayan pasado de verdad". No hay nada peor que un libro o una película malos "basados en hechos reales" o que alguien sonría cuando aludes a un sitio como el lugar donde transcurre tal novela. Claro, si dices "de ahí es tal escritor", sí pero que tire la primera piedra quien sepa pensar en Casablanca sin Bogart e Ingrid Bergman. En el Che sin canturrear la canción de Carlos Puebla. En Vlad Tepes sin recordar que inspiró a Drácula. En un castillo de noche sin una chica de blanco con el pelo suelto.

O será que soy yo así de freak. Cada vez que voy a decir romántica en el sentido literal de la palabra me viene a la cabeza todo lo que se identifica hoy con romántico y tengo otro ejemplo más.

La cuestión es que hoy es para mí ante todo y sobre todo el Día del Libro pero también el día del señor que mató a un dragón para salvar una princesa. Me gusta más la versión donde es un pobre chico a quien el caballero cobarde de turno pretende robar el mérito (y a la chica) y que falla porque, antes de que el malo (el cobarde no puede sólo ser cobarde, también tiene que fingirse valiente y caernos mal por ello) corte las cabezas, el bueno ha guardado las lenguas pero no le hago ascos a esta, aunque todo el mundo aplauda al recién llegado sin lamentar o cuestionarse que haya llegado justo justo para salvar a la hija del rey. Lo bonito de los cuentos: la princesa es guapa y se salva, el malo muere y todos se alegran. Y a todos les gustan las perdices. Yo quiero ser feliz y tomar té y helado.

Pero (que me disperso cada vez más) iba a que siempre hay algún listo que te cuenta que nunca existió, que es un santo fantasma. Claro porque yo creo firmemente en la existencia del hijo del carpintero, en la paloma y en que la virgen era virgen cuando los parió a todos. A todos no, al hijo del carpintero que en realidad lo era de una paloma. O que realmente no nació el 25 de diciembre. Claro, porque realmente nació. Y andaban a la vez la paloma y un ángel diciendo "neniña, tú no te asustes que es el hijo de tu dios" y nadie flipó. Porque todos sabemos que ver a un nacho con alas en la espalda no asusta. Y casualmente sólo lo veía ella. Sí...

También creo firmemente en los vampiros, en Arturo, en que si Franco hubiera perdido la guerra, los míos hubieran cambiado la república en el Paraíso de la Anarquía y en las cremas hidratantes con añadidos cada vez más raros. Bueno, las cremas hidratantes con añadidos freaks las considero incluso menos que el fútbol.

Porque todos sabemos que el santo nunca existió pero el dragón sí. ¿O no?



(Si yo fuera la doncella, me lo quedaba de mascota
para que jugara con Folerpa. ¡Tan pequeñito y tan rojo!)


PS: Se admiten sugerencias de libros para comprar. Si alguien se quiere emocionar, también se admiten libros. Hasta rosas.

PS 2: Con la relectura pre-publicación, ha quedado más vehemente que anoche. No dormir me convierte en esto.

16 never more:

Snob dijo...

Yo he tenido estos días un maratón lector del bueno, con "Otra Idea de Galicia" de Miguel-Anxo Murado, "Tenemos la Bomba de Neutrones: La Historia Nunca Contada del Punk de los Ángeles" y "A la Cara" de Christa Faust. Me lo pasé muy bien con los tres, especialmente con el primero, que está lleno de jugosa información y desmonta todos los mitos que se puedan tener sobre nuestro país. Los tres se leen como agua (el tercero me lo acabé en menos de 24 horas!).
Y si quieres recomendaciones comiqueiras, yo apuesto por encima de todo por el nunca suficientemente valorado "EL BRUTO", una cosa pulp maravillosa, cualquier tomo vale la pena. Luego en plan más realista, cualquiera de Alex Robinson (Malas Ventas, Estafados, Inolvidable). No sé, por recomendar algo que no sea lo típico. :)

Elaine Crespo dijo...

Maryone!

Saudades!!:(

Nunca mais nos encontramos por aqui!

Falo sempre em você!!
O post entendi em parte mais não da para comentar!:(

Val teve aqui em Recife e conversamos muito que quase não te vejo atualizando!
Mais acho que é pq estou com muito blog na lista e ai não aparece!
Vou dividir as lista! (risos)

Saudades de você amiga!

E os gatos como vão??
Ainda aparecem os ratos!!:D

Um beijo em folerpa e Georginho!!

Um grande beijo em você!!

Elaine

Kyuuketsuki dijo...

¿Soy raro si me gusta la historia casi tanto como la literatura?

Sí, soy raro, pa que pregunto.

A veces la literatura me fastidia por sus situaciones irreales. A veces es necesario visitar las historias del "mundo real" desde una perspectiva "verídica". O al menos así lo siento yo.

No me gustan los "días de algo", pero si tuviera que festejar el día del libro, elegiría regalarles a todos los habitantes del mundo "El Mundo y sus Demonios", de Sagan. Ni literatura propiamente dicha, ni historia. Ja.

Adrahel dijo...

A múa la historia me gusta igual que la literatura porque sabes que las considero el mismo género. No en vano, ambas nos las cuenta alguien,y en los dos casos ese alguien suele ser tendencioso e imaginativo.
En cuanto a recomendaciones a mí el Jevi me ha regalado El original de Laura. Y yo a él le he mandado rosas (al hospital, por mensajería, porque soy así de cruel, para que tenga que traérselas en el autobús y la gente crea que los chicos de negro también pueden ser "cuter" y las señoras le pregunten si le lleva las rosas a su novia y él se ponga nervioso. Muhahahahahahah!!!) Y desearía tener tiempo para comprarme tantos...

El sapo provisional dijo...

Bueno eso de separar las cosas de la literatura no me resulta provechoso. Hace poco leí que la literatura no se restringe a la ficción, es decir a la novela, teatro, poesía, etc. sino que puede ir tomando posiciones en cada lugar en que le sea permitido. Así, la literatura puede permearse en la forma de contar la historia o expresarla filosofía. BTW, interesante que recuerdes lo de las rosas, que es donde se originó el día del libro

Jair Trejo dijo...

A mí lo que más me mola es la novela histórica. Quizá porque siempre tiene algo de épico y algo de travieso, moldeando la Historia para los retorcidos fines de la historia.

David dijo...

A mí la historia me ha ido gustando con los años y porque pasa por el filtro de mi mente que todo lo vuelve literario, hasta la física cuántica. Pero la literatura arriba de todo. Hoy he destrozado mis piernas por una Barcelona llena de escritores. Ya no me hace tanta ilsuión verles. Y mi spreferidos no estaban en mi ciudad o por ejemplo se ahorcaron (David Foster Wallace). En fín... Yo también tengo la antena puesta para recibir recomendaciones. Depende de dónde vengan claro... Besos

El transcriptor dijo...

Pues yo me quedo (casi exclusivamente) con la poesía... Pero te voy a recomendar, por si no lo conocieras, un libro de un autor serbio llamado Danilo Kiš: Enciclopedia de los muertos (en Acantilado), unas 200 páginas que te dan ganas de buscar más libros del autor. Llegué a él por pura casualidad, a través de una solapa de un libro de esa editorial, y lo compré por el título. Ninguna decepción. Todo lo contrario. Qué historias las de Danilo Kiš... Una pena que muriese con cincuenta y pocos años. Tiene una trilogía titulada Circo familiar que acabará cayendo.

Besos

CAT dijo...

Oh pobre química, ya la hiciste llorar, que sea ciencia pura y dura, no la hace de palo, a cualquiera que le digan que es poco más que el futbal lo haces llorar. Pues a mi no se me da tan facil la química, pero desde que tengo a un maestro que literalmente nos la pone con palitos y bolitas de colores la entiendo para lo necesario, claro tengo que hacer burdas analogías que hcen a un amigo que es químico reir (creo que me tiene un poco de lástima pero no me importa), en dónde el oro es un creído que no se junta con nadie, la plata es como las chicas fáciles, ni tienes que hablarle bonito ella solita se liga con el primer alogenado que se acerca, oxidarse es como deprimirte, sientes que te falta algo probablemente alguien te robó tus electrones, una relación estable es un enlace iónico, un free es como un enlace covalente coordinado, y ser como el cloro es ser como una de esas musas fatales que tanto te gustan, venenosa y vital a la vez, todo depende de con que o con que las juntes. Si la restauración lo deja a uno mal, y termnas mezclando historia y química para explicar todo en tu vida. MMM quisiera decir que las matemáticas y yo somos buenos amigos, si tuviera cabeza para las matemáticas tal vez muchas cosas me serían más fáciles, pero debo admitir que para mi 2+2 ya son matemáticas complejas. Es que cuando pienso números estos salen volando, me atacan y me desconcentran.

Y de lo de borrar gente al menos ya lo hice hasta dónde pude, despues de mi último intento de uerte dramática con todo y velas encendidas, vestido vaporoso y carta dramática, decidí que bloquear gente en mi vida. Al menos mi celular y mi mesenger ya están depurados, me he desecho de todo contacto perturbador. Se que aveces poder hacer eso parece sacado del país de los reyes magos, pero de verdad espero poder hacerlo.

Saludos mujer, yo támbien adoptaría al dragón, de reconmendaciones no puedo ayudar mucho, desde que entré a esa mugrosa escuela (si ya desperté del idilio, ya comencé a odiarla) he leido poco que no tenga que ver con la escuela, es triste pero cierto.

¡Me antojaste un helado de pétalos de rosa!

C. Chase dijo...

Oh, cómo me gusta y entristece a la vez oír ensoñaciones de cómo hubiera sido todo si Franco no hubiera ganado, si se hubiera matado al dragón de la Reacción.

Rotter dijo...

que pedo con el pequeño dragon? tan enano que me dan ganas de abrazarlo y morderlo hasta arrancarle un cachete.
quiero uno~

Erick dijo...

Meryone.

He sido un gran ausente, la escuela y la vida me han tenido lejos de cosas que me gustan, cerca de otras cosas que también me gustan.

También celebré a San Jorge, me compré un libro de Natsume Soseki que es el escritor de culto de los escritores de culto en Japón.

Pero pensando en dragones y en todo lo que es bonito en este mundo, te recomiendo "La Gárgola" de Andrew Davidson.

Y te propongo el viejo enigma, ¿quién fue primero, San Jorge o San Patricio? Pues los dos mataron al dragón y salvaron a la dama. Y son falsos fantasmas verdaderos.

Te dejo una rosa y un abrazo.

Erick dijo...

Meryone.

He sido un gran ausente, la escuela y la vida me han tenido lejos de cosas que me gustan, cerca de otras cosas que también me gustan.

También celebré a San Jorge, me compré un libro de Natsume Soseki que es el escritor de culto de los escritores de culto en Japón.

Pero pensando en dragones y en todo lo que es bonito en este mundo, te recomiendo "La Gárgola" de Andrew Davidson.

Y te propongo el viejo enigma, ¿quién fue primero, San Jorge o San Patricio? Pues los dos mataron al dragón y salvaron a la dama. Y son falsos fantasmas verdaderos.

Te dejo una rosa y un abrazo.

pau dijo...

Yo compré uno de Philip Roth, Decepción, pero para mi hijo, que últimamente me preguntaba demasiado y percibí que intelectualmente estaba creciendo.
La historia es importante porque enseña el por qué somos. Cambiarla no solo es atentar a la verdad sino despreciar a sus actores.
Hoy estaba pensando en Sophie Scholl y sus amigos, lo que harían de ser contemporáneos nuestros; y al leer tu tema me han vuelto a la memoria. Sería una pena que su historia se adulterase, porque también lo sería por lo que se sacrificaron.
Bueno... yo también te dejo un abrazo. Y en este caso mi rosa va a ser blanca

Juan Antonio dijo...

Las sonrisas tristes son bonitas, sí.

Besos.

YoSabina dijo...

Meryone:

Me ando poniendo al corriente y creo que yo también me quedaría el dragón de mascota. No hay que matarlo. Después de todo, aleja a los gandules que solo se quieren acostar con la princesa.

Sigue creyendo y soñando, me gusta que lo hagas, no importa que me guste a mí, sino que a ti te haga feliz. Así parece y me da gusto.

Pronto estudiaré letras.
YoSabina