domingo, 11 de octubre de 2009

Múltiples spoilers y reflexiones sobre Donnie y S. Darko

Había una vez una película maravillosa llamada Donnie Darko. Había también una ex-niña (eterna post-adolescente) que creía en la posibilidad de una mitología contemporánea. También tenía una gata que se llamaba Folerpa, pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

La cuestión es que la ex-niña amaba profundamente Donnie Darko y, tras un par de días enferma con delirio febril incluído "soy un esciápodo, soy un esciápodo" en sofá del hostal vampiro, decidió ver la segunda parte en el sofá de su casa. Sí, la SGAE y el gran conejo Frank (¿por qué siempre es el conejo Frank, hasta cuando no se llama Frank el responsable de la muerte de la chica? ¿por qué siempre tiene que morir alguien alternativo para que no se muera la chica?) me castigan por ver online una película que ni pasó por las salas de cine.

¿Qué es S. Darko? Ante todo un ejemplo de "para hacer esto, casi mejor te quedabas en tu casa comiendo palomitas y viendo cine de verdad" pero también (y por eso no puedo criticarla del todo -me quedaré en un 98%) un ejemplo de lo que a Meryone (esa ex-niña, eterna post-adolescente) en el fondo siempre le llamará la atención: un "y ahora, ¿qué?". Exactamente igual que cuando decimos que a la Cenicienta se le llenaron de durezas los pies o que menos mal que Romeo y Julieta murieron a tiempo. "Sí, cariño, soy muy feliz, voy a comprar yogures." Lo que hicieron los griegos (¡dios!, ¡aquellos tiempos en que las segundas -o enésimas- partes las escribía gente como Eurípedes! denle la vuelta a todo como hacen varias veces en S. Darko y déjenme en la Grecia Antigua, por favor. Pregunten por la hetaira Meryone) y lo que mandé hacer a mis alumnitos durante las tres (¿o habían sido cuatro?) clases que di en las prácticas del CAP. O sea, Meryone no puede criticar totalmente S. Darko sin ser muchísimo más incoherente de lo que suele ser.

Pero las buenas intenciones no sólo producen mala literatura; también pueden producir malas películas y S. Darko es una mierda pinchada en un palo. Me parece maravilloso que alguien fantasee en su casa comiendo palomitas y viendo la original (no, no como palomitas mientras veo películas, no habitualmente) con qué había sido de la cría que hablaba de unicornios y bailaba. Yo también. De la cría, de la hermana mayor, de Gretchen, del padrastro (que ni sale) y de todos los putos personajes. Si sabrían remotamente lo muchísimo que había cambiado su vida porque Donnie estaba en la cama en lugar de siguiendo a un conejo muy grande y muy feo. Si Frank, si Gretchen, si el personaje del difunto Patrick Swayze cuyo nombre no recuerdo, sabían por lo poquísimo que se habían librado. Cómo coño se encajaría en la familia que un motor de un avión hubiera matado al hijo ¿mayor? ¿mediano?. Como yo, cientos de personas. Y no, no hicimos una segunda parte y tampoco fue sólo exactamente por falta de conocimientos de cómo hacer una película.

Pero hete aquí que no estamos en el 88 sino en el 95. Meryone tenía respectivamente cinco y doce años. Samantha (sí, la niña encantadora que lleva el peluche del unicornio en el avión del que cae el motor que mata a su hermano) diez y diecisiete. Disque la actriz es la misma y, bueno, vale. Lo será. No tienen por qué mentir. Es hippie y se ha ido de casa (siete años después) porque no soporta más las consecuencias de la muerte de su hermano. Lógico. Tiene una amiga más hippie que ella y es ella misma tremendamente azulada y maquillada quien se presenta cual conejo Frank ante el loco del pueblo. Ah, no lo he aclarado: ahora la prota es femenina porque está buena. O sea, no es que Jake Gyllenhaal no me parezca (en esta película) infinitamente más interesante, pero como que luce menos. Porque encima, eso. No es cómo le fue a la cría tras la muerte de Donnie, no. Eso realmente no importa. Es una excusa para hacer salir más cosas simpáticas del plexo solar de la peña, para reaprovechar el disfraz de conejo (claro que hay conejo: ¿alguien lo dudaba?) y para demostrar que a veces uno está más guapo callado. O sin dirigir películas.

También hay supuestos guiños a la primera que hacen notar más que no, que no había que hacerla. Las nubes las cosas que van a cámara rápida hacia delante o hacia atrás y... que el único que es realmente malo escapa. Bueno, en S. Darko escapaba igual porque el pobre del zumbao del pueblo (el único que puede salvar el mundo muriendo él y que tiene, repito, parecido con Donnie), por lo de que quedó tocado tras la operación Tormenta del Desierto, termina en la cárcel.

¿Había hablado de la banda sonora? ¿Para qué? No merece la pena. La de Donnie Darko la tengo sonando ahora mismo para hundirme más todavía en la miseria.

Ah, otra aclaración que tenía que haber hecho antes: la ex-niña, eterna post-adolescente melodramática tiene tendencia a hacer cosas que no le hacen ningún bien. Ver S. Darko no es de las más graves: es peor estar escuchando la banda sonora para regodearse en las diferencias y/o(/u) plantearse seriamente volver a ver la historia del conejo gigante que resulta ser amigo de hermana por enésima vez. No porque sea malo en sí mismo revisitar Donnie Darko (hay películas que hacen muy muy feliz a Meryone y Donnie Darko es una de ellas) sino porque así se dará más cuenta del poco cariño con el que hicieron la secuela. Y eso duele. Mucho.

Y, para terminar, decir que dejaron el campo abierto para una tercera pero no porque haya personajes que puedan tener conflictos por lo acontecido, claro que no... por algo infinitamente más triste y que sería demasiado largo de contar. ¿Quién va a verla cuando la hagan? ¡Bingo! Aquella que tiene por mala costumbre hacer cosas que sabe por adelantado que no debería hacer.

PS. La niña que quería escribir también puede violar a la familia de Donnie. Si dejan a Chris Fisher, a mí también. Y no, yo no lo daré a la luz. De momento, va a colgar ropa y a convencer a Folerpa de que es hora de pasar del sofá a la cama. Allí, decidirá.

PS.2. Al parecer mi ironía está tocada por lo que sea que contuviera el virus que me hizo declarar ser un esciápodo. No sé mi capacidad de escritura.


10 never more:

Adrahel dijo...

Predecible puedes llegar a ser... ¿Para qué te flagelas viéndola, si ya sabías que iba a ser una fucking shit?
Llego ahora. A la mierda mi horario de sueño correctamente diseñado.
Y deja dormir a Folerpa donde le dé la gana. Como hago yo, que me acabo de marcar un Barney como una catedral gótica (de impresionante y luminiscente, digo) para dormir donde yo quiero.
Bicos,
M.

Meryone dijo...

No me llames predecible que estoy sensible (y rima) mala pécora. ¿No me conoces? Si no la veía iba a estar reconcomiéndome con qué era lo que habían contado sobre Samantha en la segunda parte. No, no estoy ni durmiendo ni viendo la primera. Folerpa está en el sofá, como siempre. Y estoy orgullosa de ti, pero eso es independiente de tus barneys.

Carol Bret dijo...

Ya sabes lo que se suele decir de las segundas partes.

(A excepción de la del Padrino, claro)

Moitos bicos.

Juan Antonio dijo...

Nadie debería llamar predecible a Meryone. Ni siquiera, ni siquiera, ni siquiera, Adrahel-no-blog-no-facebook. He dicho.

Lo de la hetaira Meryone suena a exquisita música de cámara impresionista. Joder, por que no sugeriste ese tema a Debussy, Mery? Hay cosas que no se te pueden perdonar. Pero se te perdonan. Claro.

Recuerdas lo que dije de una de tus últimas entradas? Pues aplícalo también a esta.

Besitos, ex-niña eterna post-adolescente.

Casi un Dios dijo...

presiento que acostumbras escribir cosas sobre las que no se un cacahuate para hacerme quedar en ridiculo....snif...

Hozbelya dijo...

YGRACIAS PORLEERME Y AMI QUEME GUSTA MIRONEARTE...Darko. meda dalosfríos nome atrevía mirar la segudna parte....ojala pudiera asesorarme con: ¿Cúales la plantilla q utiliza...? pienso le saca partidoa su blog. yo batallo mil con el...un beso.

Houellebecq dijo...

No es que nos guste flagelarnos viendo películas que sabemos que serán una mierda. Es que con tal de continuar con el universo que nos cautivó en una ocasión pagamos incluso esa cantidad de decepción que invariablemente llegará. Reconozco que puedo ver malas películas y sufrirlas menos porque salen personajes que me gustaron en su primera parte. De todos modos una buena segunda parte es una gozada. Difícil pero no imposible. Hasta la tercera de Darko.

Rotter dijo...

"me castigan por ver online una película que ni pasó por las salas de cine"


blaaaaaaah!!
descarga, descarga, ve online!
jamas pagues!!
tonta SGAE, tonta SACM

Kornflex® dijo...

Tenia expectativas que sería una buena cinta , pero creo en tu comentario .... espero que estes muy bien , adiosin !!!

Kyuuketsuki dijo...

Esa película no debe verse desde el momento en que se sabe que el director no era el mismo.

Donnie Darko cierra un ciclo. Y lo cierra definitivamente, la improbabilidad del agujero de gusano, la falla espacio-temporal, ha sido subsanada. La posibilidad de que ocurra algo similar es tan infinitesimal que no vale la pena hablar de ella. ¿Y hay historias alternas? Fuuuuuuuuuuuck...

Lo único que a mi juicio podría haberse hecho como secuela, sería una precuela: los incidentes que provocaron la creación de la falla espacio temporal sin que constituya una paradoja en si misma. O buscar una salida al círculo donde un motor de avión cae y mata a alguien, porque cae de la nada, de un accidente que ocurre en otra realidad espacio temporal...

¿Banda sonora? ¿Alguien puede superar el colocar en los momentos exactos Head over heels, Never tear us aparte, Under the milky way, Love will tear us aparte, Mad world?

Sé que los seres humanos somos contradictorios por naturaleza y vemos segundas partes por la curiosidad del qué pasará después. Pero no, gracias. Eso es algo que JAMÁS planeo ver.