viernes, 12 de marzo de 2010

No ignoro que el recurso de beber para huir es un viejo truco pero ¿conoces tú alguno más eficaz para escapar de ti mismo? Una copa acartona el recuerdo, pero , al propio tiempo, convierte la onerosa gravedad de tu cuerpo en una suerte de porosidad flotante. Algo parecido a la fiebre. Pasado el trance, sobreviene el decaimiento, pero hay un medio para evitarlo: mantener en sangre una dosis de alcohol que te imbuya la impresión de que participas en la vida, de que la vida no pasa sobre el hoyo en que te pudres sin advertir que existes. Esta forma de energía suele identificarse con la alegría, aunque, por supuesto, no es alegría. A lo sumo, una energía inferior, improductiva; en caso contrario, yo trabajaría. Pero mi ingenio, si alguna vez existió, se ha agotado; ya lo estás viendo: no soy capaz de embadurnar un lienzo, ni siquiera de sostener un pincel en la mano.

El principio de Señora de rojo sobre fondo gris

¿Quién se viene este fin de semana a beber para olvidar la muerte de Delibes?

Enero Rohmer, febrero Salinger, marzo Delibes. 2010, empiezas a caerme auténticamente mal.

8 never more:

Comtessa d´Angeville dijo...

YO.

Nadna dijo...

Contad conmigo, llevo necesitándolo desde las seis de la mañana, cuando me he enterado. Y eso que yo creía que estaba ya por encima de estas cosas... pero Delibes es uno de esos posos buenos que me dejó la juventud, así que hoy debo de ser todavía menos joven.

Adrahel dijo...

Eso, bebamos como si mañana declararan la Ley Seca. Y digamos que es porque ha muerto Delibes... Como si alguien fuera a creernos.

Juan Antonio dijo...

Ay.

Maggie dijo...

me voy a beber el río, y eso que en Madrid no se ve.

a la salud de ese gran señor y sus cinco horas.

Nébula dijo...

:(

urbanoyhumano dijo...

Lecturas deliciosas de aquellos deliciosos años que vivimos.

David dijo...

Es curioso que mientras escribo esto bebo, no sé si para olvidar porque me sigo acordando de todo. Necesito muchas copas para una anestesia efectiva a pesar de ser "casi abstemio"(pero estoy cayendo en el vicio y me dejo el dinero en vino tinto porque la realidad es muy dura y hace años que estar exento de vicios me la ha hecho más dura si cabe). Besos