lunes, 4 de agosto de 2008

Ryan's Daughter

La hija de Ryan es una de mis películas favoritas. De las más favoritas, debería decir. Y no sólo por lo que me pueda identificar (en lo que me podía identificar ya en el momento en que la vi) con la chica que idealiza y se decepciona, sino por, entre otras muchas cosas, esta secuencia de rescate de las armas. Y, la frase, la frase que siempre cito y que constituye lo más cerca que logro estar de algún tipo de patriotismo.

Mi hermano (mi hermano el que me deja libros y peliculas y demás) siempre dice que es irlandés. A Nadna ya se lo he contado. Realmente se lo he contado a mucha gente a lo largo del tiempo. Mi hermano declara también que La hija de Ryan es su película favorita. Cita siempre esta escena. Cita siempre (y nos hemos fijado los dos por separado, como en tantas cosas) el momento en que cogen al buscado (no recuerdo su nombre pero es el que capitanea la recogida de armas) y, tras encenderle un cigarrillo, le preguntan:

"-¿Desea usted algo más?
-Sí. Que os marchéis de mi país."


Repito. El concepto de patria y yo no nos llevamos bien. No nos hemos llevado bien nunca. Siempre me he declarado ciudadana del mundo (aunque también bastante más gallega que española, dado que cada día tengo más claro que no somos europeos. Ojalá!)

Pero, paradojas de la vida, me gusta la épica. Me gusta esta escena. Me encanta ese momento.

Y para mí, La hija de Ryan es mucho (pero mucho) más que la historia de la mimada hija del tabernero del pueblo que está enamorada del maestro, que no para hasta casarse con él y que, decepcionada por no escuchar campanas en su noche de bodas, se lía con un oficial inglés. Es tantísimo más, que la parte del amor, casi que me sobra. Pese a que para la mayor parte de la gente, la película sólo trate de eso.

Va video. Va el pueblo a luchar contra los elementos para liberarse.

Va, repito, la épica.

1 never more:

Nadna dijo...

Confirmado. No som d'eixe món (que diría Raimon)¡La Hija de Ryan! ¡Nadie conoce esa película! Nadie, al menos de mi círculo (quizás Ossip, que es cinéfilo, pero nunca hablamos de ella).

No me va excesivamente la épica, ni las patrias ni los patrioterismos (siempre me duermo en la arenga de Braveheart). Pero esa película es mucho más que épica, que amor, que desengaño, que Irlanda, que alienación social, que música (la marcha, por ejemplo). Es mucho más y todo eso.

Dios... ¡No solo conoces, te gusta la Hija de Ryan! Prometo un güisqui a tu salud esta noche.

Un beso.