viernes, 29 de mayo de 2009

Una oportunidad para Juan Luis

Juan Luis es más inquietante que Leopoldo María y casi tan hostiable como su madre. Histriónico y con aires de gran intelectual. Se las da de elegante y de snob, pero quien sabe tocarse el pelo y dejar caer los párpados es Michi. A él le queda como a un Santo Cristo dos pistolas el abrigo con flecos sobre los hombros. El abrigo me gusta. Es el tipo de abrigo que podría llevar la hippiosa de Meryone.

Puede que si hubiera llegado a Juan Luis por sí mismo jamás hubiera sabido que era histriónico, inquietante, hostiable. Lo sé. Estoy segura. No lo supe (que era histriónico, inquietante, hostiable) hasta la semana pasada. Nunca me interesó demasiado, así que sólo le había leído un par de poemas sueltos. Pero estos días encontré que era suyo uno de estos poemas que recuerdas pero nunca sabes de quién son. Juan Luis no tiene nada para no gustarme, pero tampoco tiene nada para gustarme demasiado. Puede que también lo leyera más si no fuera hermano de Leopoldo María.
El poema que he redescubierto como de Juan Luis:


A LA MAÑANA SIGUIENTE CESARE PAVESE NO PIDIÓ EL DESAYUNO

Solo bajó del tren,
atravesó solo la ciudad desierta,
solo entró en el hotel vacío,
abrió su solitaria habitación
y escuchó con asombro el silencio.
Dicen que descolgó el teléfono
para llamar a alguien,
pero es falso, completamente falso.
No había nadie a quien llamar,
nadie vivía en la ciudad, nadie en el mundo.
Bebió el vaso, las pequeñas pastillas,
y esperó la llegada del sueño.
Con cierto miedo a su valor
-por vez primera había afirmado su existencia-
tal vez curioso, con cansado gesto,
sintió el peso de sus párpados caer.
Horas después -una extraña sonrisa dibujaba sus labios-
se anunció a sí mismo, tercamente,
la única certidumbre que al fin había adquirido:
jamás volvería a dormir solo en un cuarto de hotel.

Juan Luis Panero


Y, como soy mala y sigo emocionadísima con haber visto (¡por fin!) El desencanto y Después de tantos años, dejo dos videos de la primera. En el primero, Juan Luis "adora los fetiches y el bizantinismo" y en el segundo están Michi enajenado hablando de lo sórdido de su familia y Juan Luis más enajenado si cabe diciendo que él no juega al fin de raza. Intentan hacer una comedia y no les sale tan divertido, seguro.






Y, aunque le demos una oportunidad a Juan Luis, Leopoldo María es Leopoldo María y hay que ponerlo. Es el fragmento donde dice que la esquizofrenia es "una cosa preciosa" (que se lo cuenten a él ahora) y que la paranoia es desagradable. Y más cosas.




Tranquilos: se me están acabando los videos y hasta yo, en mi infinita capacidad para la compulsión, empiezo a opinar que el monográfico ya estuvo bien.

22 never more:

Casi un Dios dijo...

hola!

Casi un Dios dijo...

bueno, sucede que la mayoria no lo entendí pero siempre me gusta pasar a saludarte

S. dijo...

Sobre el poema creo que comparto un poco aquel sentimientos que mencionas de que no tiene nada para disgustar pero tampoco nada para gustar demasiado. Y eso que el título era algo prometedor. Y yo no soy fanática del hermano como para ponerme quisquillosa respecto a eso particularmente.

Un abrazo.

Houellebecq dijo...

Juan Luis no sabe tocarse el pelo como Michi... Bueno, es que no puede. Pero ese poema que incluyes es de mis preferidos de Juan Luis. El problema de este poeta es que tenga que ser comparado constantemente con su hermano. Sólo se sostiene cuando lo lees sin expectativas. De todos modos es difícil seguirle la pista. Lo veo muy desaparecido. No sé como Michi lo calificaba de pesado si apenas se le ve en ningún lugar. Besos

Houellebecq dijo...

Juan Luis no sabe tocarse el pelo como Michi... Bueno, es que no puede. Pero ese poema que incluyes es de mis preferidos de Juan Luis. El problema de este poeta es que tenga que ser comparado constantemente con su hermano. Sólo se sostiene cuando lo lees sin expectativas. De todos modos es difícil seguirle la pista. Lo veo muy desaparecido. No sé como Michi lo calificaba de pesado si apenas se le ve en ningún lugar. Besos

Houellebecq dijo...

Juan Luis no sabe tocarse el pelo como Michi... Bueno, es que no puede. Pero ese poema que incluyes es de mis preferidos de Juan Luis. El problema de este poeta es que tenga que ser comparado constantemente con su hermano. Sólo se sostiene cuando lo lees sin expectativas. De todos modos es difícil seguirle la pista. Lo veo muy desaparecido. No sé como Michi lo calificaba de pesado si apenas se le ve en ningún lugar. Besos

Kyuuketsuki dijo...

Gracias por educarnos, señorita medievalista :D Ya te lo he mencionado antes (y puede volverse lugar común) pero me gusta econtrarme con poesía en el trabajo.

u minúscula dijo...

que buena esta revision que haces y nos haces, nena

no sabia lo de las vainas, ampliamelo. te recomiendo que visites el muro de mi facebook

Pina dijo...

¡me encanta ese poema!
Saludos, Meryone.

Elaine Crespo dijo...

Maryone !

Estou aqui para avisar de meu blog novo!
Vou parar um tempo com Fotolog!
Não vou encerrar para poder de vez em quando comentar lá meus amigos!

Mais não gosto mais dele!:(((

Sei que você comentou ...Mais era um teste que ela estava fazendo antes que eu postasse! Minha amiga é que faz meus blogs!

www.movieandcia.blogspot.com

Um beijo em todos os dois amiguinhos!
Aqui nenhum para alimentar ´s contemplar!

Beijo no coração!

Elaine

Elaine Crespo dijo...

Vou continuar com o Day by Day!!
Só não mais o FOTOLOG! Nestes dias eu encerro as atividades dele!(risos)

Beijocas

Elaine

Juan Antonio dijo...

Bueno, nadie podrá reprocharte que no le hayas dado esta oportunidad, aunque sea con un poco de rencor. No conocía el poema. Creo que en efecto, Juan Luis Panero siempre tendrá un problema. Irresoluble, además. Se siente.

No está mal. Ahora, entre nosotros, me vuelvo con Leopoldo.

Besos.

C. Chase dijo...

Lo de citar a Panero en el blog de Martina ha sido gracias a ti y a tu adorable "monotematismo". Yo antes ni lo conocía. Me sabía el nombre y poco más.

Tiene muy buena pinta. A ver si me pongo a leerlo a fondo.



Muy interesante todo esto que has subido.

Juan Antonio dijo...

A veces lo coyuntural deviene muy interesante.

Besos.

Marie Augustine. dijo...

No los conocia, me ecnanto el poema

fiorella dijo...

Vi El Desencato y vi luego Despúes de tantos años.....Madre e hijos no dejan de ser víctimas de un abusador.
Crónica de una muerte anunciada,no?.Un beso

C. Chase dijo...

¿Tu antología es una de Visor de poesía?

La vi en la biblioteca. A ver si le echo mano cuando termine con todo esto.


¿Que qué tal lo llevo?

Pues... bueno, algo desquiciado. No soporto la calma antes de la batalla... estudiar. Prefiero mil veces la sensación de estar en el examen con mi boli, defendiéndome con uñas y dientes.

Me encanta el olor del napalm por la mañana.

terry dijo...

De esa enfermedad, me llega muy de cerca, de un pariente hermano.

El grado intelectual marcará la aurora boreal de cada cual. Una nueva y divertida aventura tengo en mi blog.

Besos.

Ela dijo...

Bien, debo confesar que vengo a acá a leer los poemas. Me estoy familiarizando con eso.

Saludos

Rotter dijo...

me gustan un chingo tus post, creo que ya soy fans

Comtessa d´Angeville dijo...

La Yanke quiere el Cervantes para Panero (Leopoldo María, supongo)... Adoro este:

Con palabras usadas,
gastadas por el tiempo y la costumbre,
cuyo último temblor ya no se siente.
Con palabras, como sueños, quemadas por la vida,
esta noche de lluvia hablo contigo,
trato de hablar al menos, ligeramente ebrio,
construyendo cada sílaba en el país de nunca jamás,
y sintiendo esa repentina lucidez
con la que, de pronto, rompemos la rutina de ser y conocemos,
sintiendo, digo, esa rara sensación, distante y desangrada,
del whisky, de la noche y el silencio,
de la entusiasta desesperación con que aceptamos la derrota,
de ese vértigo, a veces, sólo a veces, tuyo y mío,
donde morimos sonriendo con los ojos abiertos.
Sintiendo lo poco que es un beso al fondo de tu lengua,
o tus ojos mirándose en los míos,
o nuestras manos unidas en el aire,
recorriendo un museo de aceptados fracasos.
Desfilan, batallón desolado de fantasmas,
nombres y nombres con distinto eco.
Pretendemos, con abolidos rostros, fechas caducadas, ciudades imposibles,
contestar una vieja pregunta
cuya respuesta sólo la muerte ya conoce.
Años y años, voluntarios exilios de seres y países,
los hijos que no quise tener, los que tú sí tuviste,
el temblor del deseo que aún guardas en tu piel,
mi repetido navegar de cama en cama,
se reúnen y afirman su destino
frente a la ceremonia del amanecer.
Y todo lo sabemos y está escrito en tus ojos,
sin embargo hoy, este día con sol, -tan raro en Bogotá-
de finales de julio, de algún año cualquiera,
te propongo mi amor, sé que tú aceptarás,
con palabras usadas, te propongo mentirnos.
Pasada ya la noche, quietos frente al espejo,
mientras yo me afeito y tú pintas tus labios,
te propongo mi amor, decir que nos queremos.
Decir -y son tan sólo ejemplos- «hoy existe la vida por nosotros»
o «tú no te morirás nunca»
o, tal vez, «aún hay noches y noches que esperan
nuestros brazos, ese especial calor de dormir abrazados».
Olvidando, tratando de olvidar nuestro pasado,
ignorando el futuro, sin duda inalcanzable,
con palabras gastadas, decir y repetir
-es otro ejemplo- «gracias mi amor por haber existido».
Al menos por un rato -a nadie molestamos-
con palabras usadas mentirnos y mentirnos,
mentirnos contra el tiempo, despreciar su victoria.

Envío:
Te dejo este poema
confuso, absurdo, largo,
para que tú lo tengas como un pañuelo viejo
a los pies de tu cama, para que tú la tengas,
y un día te lo encuentres, confuso, absurdo, largo,
un día como éste -cuando ya no estaremos-
y recuerdes, debajo de la ducha,
que alguna vez te quise -mentiras y mentiras-
que alguna vez te quise -era un día de julio-
con palabras usadas, como un disco rayado,
que recuerdes, mi amor, esta letra de tango.

Pan dijo...

hola

muchas gracias por su comentario

y yo no estoy muy metida en el tema

creo k se noto

pero me da mucho gusto que me corriga

y espero seguir en contacto

le envio un saludo

adios

sere seguidora de su blog