viernes, 14 de noviembre de 2008




ahora
en esta hora inocente
yo y la que fui nos sentamos
en el umbral de mi mirada

Alejandra Pizarnik



Ya no sé llorar...

15 never more:

Vincent dijo...

No te he olvidado , sólo que estoy un poco alejado de esto... Al menos de msn..


cuídate

Jazziturno dijo...

"Afuera hay sol.
No es más que un sol
pero los hombres lo miran
y después cantan."

:)

Val dijo...

que lindo, eu casaria com esta imagem
se houvesse como torna-la mais viva do que ja aparenta!!!

Houellebecq dijo...

Desde luego Alejandra es tu referencia más frecuentada en los últimos post. Y que conste que no es una crítica que a mí, su poesía me va gustando y si además la ilustras con el gusto que acostumbras... Pues mejor todavía. Besos

utopía dijo...

Eso de no saber llorar pasa a veces. Yo lo llamaría hastío. Y es que hay crisis, y eso se nota hasta en el llorar. Pero tranquila, neniña, que te prometo que volverás a llorar. Las lágrimas son como la gaviota de mi tejado, siempre vuelven. Y, por favor, que vuelvan... (las lágrimas, digo, no la gaviota. Esa que haga lo que quiera.)

Eñe dijo...

Es que a veces ni eso nos salva, pero siempre vuelve a saberse.

Yo creo en ti.

Nébula dijo...

Yo y la que fuí nos sentamos
una frente a la otra
como extrañas.
Sin reconocernos.
Difusas.
Confusas.
Rerdidas.

Los mares siempre brotan, mi niña .*

Elaine Crespo dijo...

Maryone!

Adorei a imagem ..
Muito tocante...:)

O texto adorei simples s mais
profundo...
Eu sei chorar!!
Choro até demais ...Por tudo me emociono e choro!
Uma mantega derretida..(risos)

Um final de LIndo pra você!!

Faça carinhos em Folerpa por mim...

Um grande beijo!!:)

Elaine

Juan Antonio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juanje dijo...

lindo :D

Besos!

Juan Antonio dijo...

Lo que somos y lo que fuimos, no es fácil sincronizar tiempos para lograr esos encuentros.

RockAlberto dijo...

yo intento no saber hacerlo (llorar)

Mary is Love dijo...

Llora¡¡¡
Hasta eso se extraña...
Si'.. es cierto, eso 'también hace falta' algunas ocasiones'.

besos¡¡
vuelvo.

S. dijo...

Llorar a veces está sobrevalorado. Igual me gustaría ser el cocodrilo de Felisberto Hernández, de Girondo.


Llorar como un cacuy, como un cocodrilo
si es verdad que los cacuíes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.
Llorarlo todo, pero llorarlo bien.




Te dejo algunos abrazos, aunque no sean siempre el mejor consuelo.

Dédalus dijo...

He disfrutado viendo y leyendo parte de tu página. Soy un enamorado de la pintura y ver a Lempicka, a Balthus o esa Ofelia que tienes por ahí abajo, junto al teclado, me hablan un poco de ti.

Un beso, Maryone.