viernes, 24 de octubre de 2008

La distancia que se abre entre la sed y la mano que busca el vaso (Alejandra Pizarnik, claro)




CANTORA NOCTURNA

Joe, macht die Musik von damals nacht...

La que murió de su vestido azul está cantando.
Canta imbuida de muerte al sol de su ebriedad.

Adentro de su canción hay un vestido azul, hay
un caballo blanco, hay un corazón verde tatuado
con los ecos de los latidos de su corazón
muerto.

Expuesta a todas las perdiciones, ella
canta junto a una niña extraviada que es ella:
su amuleto de la buena suerte. Y a pesar de la
niebla verde en los labios y del frío gris en los
ojos, su voz corroe la distancia que se abre entre
la sed y la mano que busca el vaso.

Ella canta.


Alejandra Pizarnik


La imagen, la Blancaflor de Rossetti.

Y este es el momento en que creo una etiqueta para Alejandra Pizarnik y otra para Rossetti.


4 never more:

u minúscula dijo...

tengo re ganas de comprarme algo de alejandra..

Pequeño Schopenhauer dijo...

Ella canta.

Juan Antonio dijo...

Esos latidos muertos, imposibles, esa niebla verde en los labios, ese frío gris en los ojos, ay, ahora te dedicas tú a narrar historias en tiempo real (a través de las palabras de Alejandra Pizarnik y la pintura de Rossetti, lo cual hace aún más perverso este juego adivinatorio y/o premonitorio).

Como siempre ocurre, tendré que volver. Una y otra vez.

Elaine Crespo dijo...

Maryone!

Achei bonita a poesia!
Mas entendi só um pouco atradução ficou meio confusa!
Mas deu para entender!

Adorei a imagem!
Já postaste uma parecida não foi??

Estou melhor mais falta fechar o diagnostico!;(

Vou comentar as outras postagens!

Saudades de você !
E osmeus amiguinhos Folerpa e George!

Beijos

Elaine